jueves, 11 de junio de 2009

Jo-hann, tú Hans

Hoy salí con mi hermano. Me invitó a tomar un café en el Starbucks que hay cerca a la casa. Esto era nuevo para mí, nunca antes me había invitado a tomar un café. No es que haya sido por una ocasión especial, o que haya estado actuando amable para después conseguir algo de mí (sin embargo eso fue lo primero que pensé), sólo quería salir conmigo para huevear, como decimos los peruanos. Curioso, nunca antes había salido a huevear de esta manera con mi hermano. Y tampoco tan favorablemente como hoy.

Habíamos quedado para el jueves por la noche, cuando haya terminado las tareas (que no terminé) y prometí no cenar para endulzar mi estómago, cosa que rara vez hago. Cuando llegué del colegio, él ya estaba leyendo los libros de la universidad en su cuarto. Nos saludamos, ahora siempre nos saludamos. Últimamente me llevaba muy bien con mi hermano. Pareciera como si un día ambos coincidimos en levantarnos una mañana y decir "A partir de hoy me llevaré bien con mi hermano" y lo que resultó fue el renacimiento de una amistad que por mucho tiempo había permanecido oculta. Ya eran las 7:00 pm, mejor salgamos ahora para regresar temprano a la casa.

Me parecía inverosímil el cuadro que habíamos creado. Antes éramos dos personas llenadas por los celos y el odio hacia el otro, por la competencia de quién llega primero a usar la televisión y la pelea por el último plato de cereal. Y en serio que las peleas eran dramáticas e imprudentes: aplicábamos submisiones que habíamos aprendido por ver las repeticiones de la WWF por canal 9, y si las submisiones no nos llenaban el placer total de causar daño, buscábamos los objetos más filosos (dícese lapiceros o dagas que estaban de decoración en la sala) y nos cazábamos el uno al otro. Felizmente nunca se derramó sangre. Pero en este momento, éramos dos hermanos caminando juntos y hablando sobre qué habíamos hecho en el día.

La Impro es mi tema favorito de conversación, y me pareció genial tener a alguien que no sea de la gente de Pataclaun que comprenda de lo que estoy hablando. Mi hermano, que estudia en la Católica, había estado mirando los matchs de Impro del taller de Imprología, y fue él quien dio la mayor parte de la conversación. Me habló de cuán genial había estado Giovanni, de cómo Mario la cagó en casi todas las improvisaciones, de cuán parecidos eran Dusan y Jean-Phil. Me sorprendió la conexión tan potente que encontré en los diálogos con él.

Llegamos a Starbucks. Él me invitó un frapuccino mocha y un muffin de plátano. Qúe rico engordaré. Hablamos de la Fórmula 1 y del viaje familiar que haremos pronto a una ciudad en donde haya un Grand Prix y un concierto, para disfrutar todos. Argumentamos por qué la gente dice "La civilización incaica, ante la presencia de los conquistadores europeos, sucumbió por la falta de organización en los encuentros bélicos y por el desgano vital que esto sumado al sentimiento de pérdida de nacionalidad incaica ocasionaron." cuando les es más fácil decir "Los incas se extinguieron por huevones". Lo que me sorprendió también es que estaba bien informado de la actualidad. Con él comprendí mejor el reciente incidente de Bagua que con dos clases de mi profesor de Ciudadanía explicando el mismo tema.

En resumen, fue una buena experiencia. Encontré tantas cosas buenas en él que no dudaría en caminar con él nuevamente. Encontré en él un espacio de confianza que nunca antes había pensado encontrar.

Si hay algo que debo rescatar sobre las verdades acerca de los hermanos es una frase que escuché en un video, el cual probablemente después comente. La frase dice: "Llevate bien con tus hermanos. Son el mejor vínculo con tu pasado y probablemente serán ellos los que te acompañarán en el futuro". Me parece muy cierto. ¿Qué ocurrirá cuando mis padres pasen a la inmortalidad? Aún estará mi familia, mi hermano, hasta que nos volvamos viejos. En verdad, es bueno mantener una relación positiva con los hermanos. Completamente distinto a lo que pensaba cuando tenía nueve o diez años, seguramente agradeceré que mi hermano siga vivo.

Sería erróneo decir que es el mejor hermano que he tenido, porque es el único que he tenido asi que no puedo comparar. Pero es correcto decir que es una de las más agradables compañías que he encontrado.

Y tú, ¿has salido con tu hermano?

Sean felices.

4 comentarios:

danny dijo...

Mi hermano no sale conmigo porqe siempre estudia y encuentra las cosas que me gustan estúpidas... podría alquilar al tuyo por una tarde? xd

Charlie dijo...

Lamentablemente mi hermana es aburrida. Y pequeña. Pero el mayor inconveniente es que es aburrida.

Y sí, alquilara tu hermano seria un buen negocio :D

F.B dijo...

Y yo no tengo hermanos.

Romina dijo...

Claro que he salido con mi hermano, es muy divertido, y curiosamente también fue a tomar café :D
Me gustó tu blog, a ver si luego te pasas por el mío :)